sábado, 26 de enero de 2008

Una historia de amor.

Hay va un post que habla de mi vida amorosa. (Lástima que sea una paranoia).

Todo empezó cuando descubrí que mi coco no podía ser resucitado por obra y gracia de Dios; me sentí muy, pero que muy triste. No podía parar de pensar en que había llevado a millones de personas a la 3ª Guerra Mundial, habían muerto miles, y todo eso para salir perdiendo ante el Papa. No me lo perdonaría nunca. Así que fui a ver a mi psicólogo, le expuse mi historia, cuando acabé de contársela le desperté y me dijo: - Tu problema es que te culpas de todo, básicamente lo haces porque tienes toda la culpa, así que ahora tienes un gran peligro de caer en una depresión; y de las depresiones no puede salir nada bueno. Así que lo que deberías hacer es pasar página, asumirlo, tu Coco ha muerto, nunca más lo tendrás, así que busca más contactos, sal con más gente, distráete con algún otro hobbie...-. No se por qué pero mientras me decía esto cambió su voz a un tono más varonil y más sensual, además hizo unos movimientos de piernas exagerados y se desabrochó lentamente la camisa. Que menos que un poquito de sexo para agradecerle las molestias; aunque la respuesta no sea la que yo quería oír. Después del revolcón que escenificamos como el alumno y la profesora de Matemáticas me dijo: - No se si me entiendes cuando te digo, abrirte y conocer a más gente, me estoy refiriendo a que tengamos una relación seria tu y yo como compañeros conyugales.-. Pero nada, que no le entendía, así que me armé de valor, le miré a los ojos y le dije:- Amarillo. Pero el seguía repitiéndome la misma frase una y otra y otra vez, cada vez con menos ropa. Pero nada, que no le entendía, no se a donde quería ir a parar conmigo. Así que me fui, llegué a casa y recapacité en lo único de lo que me había enterado de la visita del médico; que me buscara un hobbie. Pensé, ¿que hobbie puede tener una cosa como yo? Ya está, leerme la Biblia. Pero luego pensé y me dije, si ya la he leído y monté toda esta revuelta. Así que me acordé de mi gimnasio, con tantos viajes misteriosos y tantas guerras ya casi me había olvidado de él. Así que me apunté a la mañana siguiente. Al día siguiente acudí al gimnasio y recordé por qué lo había dejado; las pesas pesan, y eso no mola. Así que decidí dejar de utilizar pesas y me centré en calentar, me subí al Body Peak, mi máquina de calentar favorita que simulaba el relieve de un campo por el que tienes que pasear feliz. Subí y preparé la máquina; entonces fue cuando la vi a ella, tenía un perfil y una figura trasera que me atrajo desde un principio, sentí la necesidad de conocerla y de ser por lo menos amigos, tenía pinta de ser tan inteligente como lo era de guapa, era lo llamado amor a primera vista; me bajé del Body Peak y me acerqué a ella, entonces me vio y creo que le gusté porque notaba que su corazón latía con fuerza; empecé a hablarla y fue entonces cuando lo corroboré; le gusto, uuuuu, y mucho; lo sé porque la primera palabra que me dijo fue:- Tócame. Ésta va muy fuerte, pensé, y entonces le dije:- Me gustaría tocarte, creeme, pero es que me da un poco de cosa porque no nos conocemos ni nada de eso, con esto quiero decir que si te gustaría que saliéramos por ahí a hacer algo juntos y así nos conocemos y tal. Entonces me respondió, y que respuesta: -Escala con migo. ¡Ooooh!, que bonito, seguro que esto le parecería un gran avance a mi psicólogo, seguro que mi nuevo amor me ayudaría a medio olvidarme de verdadero amor y, por tanto, mi amor eterno, Zicoco. Le llamé y se lo conté todo a mi psicólogo, se sintió muy orgulloso de mí y me dijo que deberíamos seguir adelante y podríamos mantener una relación seria, ya que éramos jóvenes. Pos así lo hice, le comenté a mi nuevo amor todo lo que me había recomendado mi psicólogo y le ofrecí que fuéramos a vivir por ahí juntos; su respuesta no era la que esperaba, la verdad, fue mucho mas profunda y romántica:- Oprime una tecla. Estupefacto descubrí que era una máquina, una máquina que simulaba que subías escaleras, por lo cual servía de calentamiento, y de ahí venía lo de ``escala con migo´´. Tenía que haberme dado cuenta antes, cuando le vi el cable, o cuado vi que en vez de cabeza tenía una pantalla. Daba igual, el caso es que la tenía en el bote y por lo que sé de ella, la vuelvo loca. Decidí robarla y llevármela a vivir con migo en mi casa; pero lo malo es que todo el gimnasio estaba petao de gente y no me podía ocultar la máquina en el bolsillo por muy poquito; tenía que pensar en un plan para huir del gimnasio con la máquina; que luego descubrí que se llamaba ``Cardio Race´´; sin que nadie me viera, que la máquina es muy golosa y seguro que todos morirían por ella. Eché un vistazo a mi al rededor y vi todo hombres, haciendo pesas, que vestían mallas o chandals muy ajustados, estaban cachas y tenían voces demasiado varoniles; entonces fue cuando lo descubrí, todos son gays, gays que les gusta dar fuerte de ahí sus músculos y ropas ajustadas que parece que te están diciendo:- Méte, méte sin miedo... Ya tenía plan; bajé a los vestuarios, mojé todas las toallas que encontré y las subí a la sala de pesas; las dejé caer delante de los ojos de todos; entonces, como obligados, empezaron a golpearse con ellas como si fueran látigos, era una auténtica batalla de toallas mojadas. Solo oía frases como, ``no corras, mona, que es peor´´, `` ¡huy! como te pille estar muerta, jajaja´´ o `` ¡alto! quietas todas, que se me ha roto una uña, ¡huy! que me da algo, ¡ay, ay! ´´ y se desmayó.
Tod@s fueron a socorrerlo/a, llegó mi momento, mientras todo/as buscaban por el suelo la uña por si se la podían reimplantar al pobre Carlos, yo desenchufé la máquina y me la llevé. Pesaba mucho, pero tenía tiempo de sobra hasta que encontraran la uña, empujándola y arrastrándola conseguí sacarla a fuera del gimnasio sin llamar la atención; allí fuera había una ambulancia aparcada y dos médicos salían a toda pastilla con una camilla en la que subieron a Carlos. Tenía que correr ya que todo el gimnasio salía para dar ánimos a Carlos y asegurarse de que estaba bien; lo subieron a la ambulancia y ésta se fue disparada. Entonces iban a volver a entrar al gimnasio cuando uno de ellos me vio llevándome la máquina; todos corrieron a por mi, tenían ganas de darme una paliza o simplemente matarme, pero ya me daba igual; porque acababa de llegar al lugar donde tenía aparcado a uno de mis ``huerfanitos´´ y me subí a mi y a la máquina a caballito. Se convirtió en una persecución, el huérfano arrancó y fue todo lo rápido que pudo, mientras que los del gimnasio iban andando para no cansarse. Lo bueno fue que les despistamos, lo malo fue que nos adelantaron; por lo que cuando llegué a mi casa estaban todos los del gimnasio allí esperándonos, con sed de sangre. Sabía que no podíamos subir por la puerta principal ya que la tapaban los gimnastas; pero la ventana estaba desprotegida, por lo que obligué a mi huerfanito a saltar al 8º que era mi piso; y llegó, lo único es que no sobrevivió para contarlo, pero yo si por lo que era mi deber transformar la historia de tal forma que yo me convirtiera en un héroe. En casa, enchufé la máquina, y nos pasamos toda la noche hablando, la máquina es muy callada y repetitiva pero daba igual porque la hablaba yo; uno de mis esclavos me avisó y me dijo que corría peligro en este lugar, porque los del gimnasio estaban haciendo una pirámide humana para acceder a mi hogar desde la ventana, por lo que me tenía que ir. No hay que ser muy listo para idear la forma de salir, si todos están haciendo una pirámide humana significa que están alto, por lo que salgo por la puerta y les hago una putada. Pero por si acaso me camuflé, me puse unos gallumbos por fuera y parecía super-man, aunque los gallumbos eran blancos, y a la máquina le puse sandalias y calcetines, por ese orden, por lo que parecía un turista británico. Salimos como si nada, los del gimnasio no nos conocieron así que siguieron con su pirámide humana. Dejé la casa a la que iban a acceder los del gimnasio y a destruir en breves tiempos a cargo de mis huérfanos gandes; mientras que me llevé a los huerfanitos en un bolso de mi pantalón llamado bragueta para que nos construyeran una casa de madera en el bosque de Salamanca al que acababa de llegar. Así lo hicieron, nos construyeron una casa en un tiempo récord, allí nos alojamos mi máquina y yo y vivimos una vida tranquila fuera del peligro de muerte que corríamos en la ciudad. Nuestra vida era rutinaria, ella iba a hacer la compra y otras cosas mientras yo sacaba adelante mi cadena de restaurantes de comida basura.

Al cabo de unos días, me pillé un descanso en mi trabajo, que no hacía nada pero ahora menos; cuando mi máquina se iba a comprar. A los pocos minutos llamaron a la puerta, fui a abrir; y me encontré a unos seres redondos, verdes, con poco pelo pero repartido en todo su cuerpo y que hablaban en un idioma extranjero; pensé que eran Apolinares, pero no, era algo aún mejor; eran Cocos verdes de Marte que no tenían nada mejor que hacer que venir a la tierra a avisarme de una terrible noticia, me dijeron que mi máquina me ponía los cuernos con la Body Peak. Es más, me llevaron al punto donde se encontraban las dos máquinas hay dale que te pego. ¡Que imagen, dos máquinas haciendo el amor! Triste llegué a casa y me tumbé a llorar en mi cama, los Cocos me intentaron animar y me hablaron de su historia. Me dijeron que eran Cocos de Marte, que se comían a los niños terrestres cuando no dormían y que eran las almas de los Cocos que habían muerto en la tierra; al terminar de contarme esto volvió mi máquina y los Cocos desaparecieron. Yo con mis rulos, mi bata rosa, mis zapatillas de estar por casa y mi crema verde por la cara miré a los Diodo Leds de Cardio Race y le dije:- ¿Se puede saber que has estado haciendo? y me dijo que estuvo comprando; le comenté que le había visto con la Body Peak en la cama y que lo sabía todo. Después de una larga discusión la cosa terminó como tenía que terminar, acabamos en la cama haciendo un trío con mi psicólogo. Al día siguiente rompimos porque no me gustó como era en la cama y se fue con la Body Peak. Yo lloré y lloré por la pérdida y porque no conseguía echar al psicólogo de mi casa; pero luego me paré a pensar y me dije:- Los Cocos muertos en la Tierra van a Marte...
JUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUJAUJAUJAUJAUAJUA....

8 comentarios:

Gloria dijo...

acojonante, ay demasiado sexo explicito....
bua
pd: estoy en la france!!!

Paula dijo...

AMARILLO!!

Lollipop girl dijo...

Pues si tu no me firmas yo a ti tampoco xk yo he venido aqui a hablar de mi libro y en todo este rato no se ha hablado de el, ale

Paula dijo...

alvaro, tienes derecho a ablar e?
a no ser q glo t st apuntando cn 1 pistola n st momento... no, lo dudo, debe star studiando.

Gloria dijo...

es cierto, stoy estudiando biologia ¬¬, lo unik q e exo a sido molestar a alvaro 1000000000000 de veces xq darwin me arma un lio con la evolucion hasta en sueños, y no miento, hoy me e soñado con darwin... mmmm... tengo un problema...

catsdogs2.blogspot.com dijo...

POS PUBLICALO.

Gloria dijo...

no, creo q despues del examen voy a meter a darwin en mi lista negra.... no quiero q nadie m lo recuerde bajo pena de totura con la cancion de las gaviotas!!!

Paula dijo...

un darwin sin plumar quiso a gloria molestar llego la noche y glo lo pudo soñar!! JUAJUAJUA

Toma glo