martes, 18 de diciembre de 2007

En busca de la verdá

Españoles, mi Coco, ha muerto (BUAUAUUA).
Tras su muerte entré en una depresión de tres pares de cojones. Mirara a donde mirara encontraba algo que me recordara a él: la cura de la coquitis, los ``huérfanos ´´, su peine, sus pelos, el moho que terminó con su vida,...
Así no podía vivir, me tiraba todo el día comiendo helado y llorando en solitario, o durmiendo. Hasta llegué al punto de emparejar todo lo que veía. Fui al psicólogo para ver si tenía un trauma, me atendió muy bien (atender = penetrar) y, obviamente, me dijo que le llamara y que de trauma nada, ninfomanía si pero no trauma, y que le gustaba. Le pregunté que qué podía hacer para hacer una vida normal; entonces me dijo que me distrajera con cualquier actividad o hobby. Se lo agradecí y, cuando me iba a ir me paró y con ánimo de consuelo me dijo que encontraría a otra persona, animal o cosa en mi vida y que me enamoraré otra vez; me dio su número y me guiñó un ojo; entonces le di las gracias y le prometí que le llamaría para no caer en la depresión, aunque salir con el supondría un empeoramiento de mi ninfomanía. Me fui.
En mi casa intenté buscar algo de entretenimiento; se me ocurrió que podía leer un libro, pero el libro tenía que ser un tochaco grande para poder engancharme y así distraerme con la misma historia durante unas semanas, un libro fantástico y surreal. ¿Que mejor libro que la Biblia? además fue el primero que pillé. Hablaba del comienzo del mundo y los milagros de un tío que se aburre. Éste tío se dedica a hacer el hombre a través de un mojón, el hombre es una mierda, y a la mujer la hace de la costilla de el hombre-caca. La verdá es que intenta dar idea de respeto y perdón; pero no lo consigue, ya que ponen a las mujeres como si fueran ellas las mierdas, comparan la menopausia y la regla con actos diabólicos y la mayoría de las mujeres que aparecen son prostitutas o mujeres sin importancias. Los hombres aparecen como reyes y gobernadores, gente importante, y siempre que decaen sus imperios es por culpa de algún consejo que le ha dado su mujer. Y no digo nada si la mujer, a parte de ser mujer, es negra o de una raza no blanca... las compara con cucarachas inútiles que no sirven para absolutamente nada, es más, aparecen como gente pobre a la que ni siquiera Jesús respeta. Pero eso no fue lo peor que leí, lo peor fue que Dios es uno y tres a la vez, mas o menos comprensible, y, sin duda, las tres personas que forman a Dios son tres hombres, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Yo vi que éste libro era un cabrón, y peor aún, me debía dinero. Cuando me lo terminé sentí ganas de que la saga continuara, pero el cabrón del escritor había matado al personaje principal. Como le pille le mato yo a él. ¿Resucitó? si, pero Jesús volvió a la tierra, se aseguró de que la gente se había creído su historia, roció con lenguas de fuego a sus seguidores, les robó la cartera, fumó y se fue al reino de los cielos montado en mi helicóptero a pedales.... Si le hacía ilusión... El libro era tan interesante que me lo leí en una tarde. Cuando me lo estaba terminando encontré un párrafo que cambio mi vida, me hizo mucho más feliz. Era un párrafo, ufff que párrafo, unas curvas, un culito, un machismo, etc.; no cumplí con menos que tirármelo con la mirada. ¿Que de qué hablaba? Fácil, hablaba del santo grial, y de que era el cáliz que contenía la sangre de cristo, por lo tanto era un líquido divino con tanto poder que era capaz de levantar a los muertos de su tumba. JUAJUAJUA! COCO VOI A SALVARTE Y A DEVOLVERTE A LA VIDA, LO JURO.
Manos a la obra! lo primero que hice fue esclavizar a todos mis huérfanos y ponerles a escribir una Biblia en la que yo apareciese como Dios o mejor aún, como Chuk Norris. Según mi secta yo fui el héroe americano que corrió grandes cantidades de metros y sufrió las burlas de medio mundo por conseguir llegar al avión que despegaba a la india, donde, una vez allí, salvé y seleccioné a un grupo de huérfanos que sufrían de la mas divertida y educativa infancia en un país donde tenían toda la vida planeada y me los traje para salvarles esclavizándolos en mi tuburrio de fábrica o, peor aún, en mis puestos de hamburguesas de comida rápida pagadas por el papa, para así salvar a la raza humana de un ataque alienígena de extraterrestres pequeños y negros que viven debajo de nuestras camas. El siguiente paso era distribuirlas a las salidas de todos los institutos del país. Para ello necesité utilizar parte de mi astucia, así que di letreros durante los recreos en los que ponían: - O me coges una Biblia a la salida o te doy un hijo mío.- Así cualquiera se resistía a cogerla... La verdá es que fui cruel, pero era la única manera de salvar a mi coco por 2ª vez. El tercer paso fue llamar al psicólogo y darle las gracias por haberme aconsejado que leyera esa puta mierda de libro. Le llamé y quedé con él en mi casa a la hora de la cena, le dije que yo prepararía la cena así que llamé a un telepizza, y también le dije que se depilara que lo que menos haríamos sería hablar. Llegó puntual (a las 6:90horas) vestido de cuero y con un ramo de flores, esas flores iban a ser testigas de un acto muy pero que muy violento.... Una vez en mi casa cenamos unas cuatro pizzas familiares cada uno, claro como el no pagaba, y nos sentamos a hablar como auténticos cerdos, o cerdas ya que ambos somos indefinidos, fue entonces cuando le conté que me leí la Biblia como me aconsejó y le conté mi maléfico plan que ya estaba en funcionamiento; no le gustó por celos ya que si tenía a mi coco el volvería a estar sol@; así que me dijo que lo que iba a hacer estaba mal ya que lo más probable era que ese susodicho Santo Grial no existiera e insinuó que era un chico muy pero que muy malo y que le iba a hacer cosas malas dentro de muy poco. No quedó más remedio, me lo tiré y le torturé ya que le iba eso del sado, pero lo hice con una condición, yo le torturaba si el me dejaba gratis sus consultas ya que, con los millones diarios que gano con mi red de comida basura rápida, no podía pagarle. A las planta debieron haberles dado un infarto o algo así ya que no aguantaron tanta presión y murieron mientras el psicólogo y yo estábamos en pleno acto. y por fin el cuarto y último paso, que ganas tenía de llegar a este paso, tocarme lo wevos hasta que la nueva religión me proporcionase un nuevo ejército. Al día siguiente fui a recoger a mis fieles, unos 500 o así que se aburrían y pensaron `` ¿tengo hambre? Si, decidido me meto al coquismo ´´. Los recogí a todos y les dije, ``El balón es mío así que yo mando aquí ´´ ``jooo ´´ ``vuestra misión será darme todo vuestro dinero para que yo invierta en armamento y transporte para atravesar el desierto del Sahara para encontrar el Santo Grial por alguna casualidad mundial, quien sea tan cabrón de llevarme la contraria será asesinado al instante y después robado y vendido a H&M para que aprovechen su piel para hacer nuevos abrigos y su carne para crear sortijas de ``plástico ´´ y bolsos de cuero. Al no haber quejas, principalmente porque la marina estadounidense me protegía las espaldas y el trasero (sobre todo el trasero, ummm como les gusta mi trasero a los condenados, aaaaaaa). Al tener todo su dinero en mi poder me fui a comprar los artefactos prometidos, cuando en el camino vi un cartel pegado en un kiosco que decía:- ¡Oferta en chicles, dos chicles por el precio de dos! Y claro no pude resistirme y entré arrasando con todas las existencias mundiales de chicles. ¿Cuando aprenderé que no puedo comer chicles con los brakets? ¿Pa qué los compraré? ¿De dónde saco yo ahora millones de euros para comprar las armas prometidas para la guerra? Buenas preguntas. Preguntas a las que solo una persona encontraría una respuesta absurda a la respondiera a todas las preguntas, yo, la respuesta era fabricar mis propios elementos de guerra y transporte usando los chicles como materia prima. así lo hice, quinto paso y mi favorito, estar una noche entera juntando chicles para crear armamento de ultimo modelo, fue fácil solo tuve que diseñar miles de máquinas mortíferas distintas que puedan aguantar el clima del Sahara y sean fácilmente arreglables que sean usados por seres humanos y que estén creados con chicles, lo que me llevó un cuarto de hora, lo siguiente era crearlo, no se cómo pero conseguí crear millones de máquinas de guerra en una noche a tamaño XXL que podían ser usados por humanos y meterlos en mi apartamento sin armar nada de ruido y utilizando solo chicles sin masticar. los conseguí sacar a la calle sin que nadie sospechara nada, estaba a la orden del día, llevé los artefactos al parque Gusgur donde había quedado previamente con los coquisteros. Nos armamos y montamos en nuestros tanques supersónicos de última generación son rumbo al Sahara. Entonces la gente empezó a sospechar, un grupo de 501 personas montados en tanques de chicles con dirección al Sahara que van gritando ``Vamos en busca del Santo Grial ´´ mientras destruyen todas las iglesias que pillan a su paso puede ser un poco preocupante para la religión católica, y un chivato (mr. o ms. X) llamó al ejército del Vaticano y pronto fuimos emboscados por éste. Iba yo tan feliz, en la cabeza del grupo, cuando veo un horizonte entero petao de papamóviles blindaos llenos de curas cachas en busca de sangre impura. Fue entonces cuando, como un héroe, aceleré al máximo posible, 20km/h, y me dirigí en dirección hacia los católicos, cuando me acerqué a ellos salté por la ventanilla y fui rodando unos metros, los justos para ver cómo explotaba mi tanque de chicle y no me alcanzase la honda de la explosión. Esto causó daños graves a los papamóviles de la primera fila, y manchó los cristales de algunas filas siguientes limitando el punto de visión del enemigo, fue entonces cuando la guerra comenzó. Los curas atacaban desde el exterior de sus vehículos (jeje, he dicho culos, jeje) mientras que mi ejército estaba intacto y atacaban desde el interior con tancazos y bazocazos, yo saqué mi estada y me acerqué al campo enemigo, esquivé todas las balas que me mandaban (juraría que querían matarme) y les cortaba el mayor número posible de sus miembros en el menor tiempo posible para pasar cuanto antes al siguiente enemigo. Mi espada (un cuchillo de plástico de los de Play Doh) estaba lleno de sangre cristiana y yo estaba agotado así que me senté a descansar en una roca; mis ídolos me protegían saltando para recibir los balazos que el enemigo me mandaba, pobres, seguro que si hubieran sabido que me mandaban tantos no habrían saltado; el caso es que a los pocos minutos me vi protegido por una muralla de cadáveres aliados, yo, descansando y seguro me dedique a escuchar cómo íbamos en la guerra, se oían a los curas gritando ``¡No, de menta no, de menta nooooooooooooooo!´´ ``AAAAAAh han matado al líder, ¿que hacemos?´´ ``Retirada, esta todo perdido, tienen chicles Boomer, corred´´. Entonces salí y evité la retirada, salí con mi bazoca-trident (que malos eran los jodíos chicles, tanto que hasta los curas se suicidaban por no mancharse con uno de éstos). Entonces no les quedaron mas cojones que rendirse (más huérfanos, solo que estos grandotes) y les nombré esclavos oficiales de yo. Les encomendé las tareas de arreglar las máquinas de guerra y la de limpiar las letrinas, tardaron dos días en ésta última misión porque todo mi ejercito estaba formado por españoles y esto influye mucho en la hora de limpiar... Reconté mi ejército, 10 personas sin contar con migo, me aseguré y recapacité, pasé lista y les puse falta grave a los que no estaban luego le mandé la lista al jefe de estudios y éste llamó a sus padres, ¡la que se montó! Al tercer día continuó el viaje. Al cuarto llegamos al estrecho de Gibraltar, lo cruzamos montados en una barca creada con los crucifijos de los curas cachas muertos, es metal por lo que flotaba sin problemas y aguantaba el peso de unas 11 personas que se habían puesto 10kg de algodón para marcar paquete sin motivo aparente. Nos pusimos los bañadores sovaqueros, las sandalias con calcetines y los manguitos por si acaso. Cuando llegamos a Ceuta la gente se suicidaba al vernos, no se por qué, pero el caso es que estábamos cómodos así y continuamos nuestro camino así o en tanga (cuando el bañador estaba pa lavar) y fuimos de la manita cantando:- Al pasar la barca me dijo el barquero... O tatareando la de barrio sésamo. Por el camino perdí a 3 hombres porque la gente nos daba de hostias por la calle al ver el panorama. Pero tampoco fue pa tanto, cuando me quise dar cuenta, ya había llegado al Sahara. fue entonces cuando me dije, ¿de donde he sacado la información de que el Santo Grial está aquí?, pero ya había llegado y me puse a cavar porque si. Después de un día entero cavando sin parar encontramos astillas de la cruz de Jesucristo, la tumba de éste con sus huesos dentro, millones de reliquias de oro, y la lanza que mató a Jesucristo, pero de Santo Grial nada. Nos íbamos a ir cuando se me ocurrió mirar al suelo, fue una cosa buena ya que ahí encontré más reliquias de las mencionadas (hasta entonces nadie había mirado al suelo para nada, solo nos limitamos a cavar) y entre otras muchas mierdas de valor encontré una caja, un cofre semiabierto que ponía: ``ENHORABUENA, HAS ENCONTRADO TODA LA VERDÁ´´. Lo abrí y lo que encontré fue...
[Continuará, lo se soy un imbécil, JUAJUAJUA].

4 comentarios:

Paula dijo...

jooooo porque no me llamaste para la guerra snif snif no te lo perdonare nunca!! buaaaaaaa

en fin, tanto te cuesta comprar en santo grial por la teletienda??? te lo dan en oferta con un jamonero!!, eso si, por 99999999999,01$

esta bien, te perdono lo de que no me avisaras... pero lo que no te perdono es que no sigas con esta maldita historia sin pies ni cabeza!!!

Lollipop girl dijo...

Yo quiero saber como acaba es post

catsdogs2.blogspot.com dijo...

QUERAIS O NO, LO VOI A TERMINAR.
JUAJUAJUA
Y SERÁ UN BOMBAZO

Lollipop girl dijo...

Siiiiii!!! (voz d niña chica viendo los teletubis)